Annabelle: una muñeca poco valorada

Fuente: Fotogramas.es

Soy muy particular; sin embargo, me considero una muñeca poco valorada que no logran entender todo lo que hago para divertirme. Todo inició cuando John, con muy buenas intenciones, me vuelve un regalo para su esposa Mía, ya que, sabe de sus gustos por muñecas elegantes como yo.

¿Cómo soy?

Me puedo describir como una muñeca simpática, de buen humor, atenta y sobre todo muy juguetona con todo el mundo. Eso sí, me hice algunos retoques porque inicialmente no me gustaba como me veía, aun así sigo siendo la original. Algo que me gusta también es moverme demasiado para sentirme libre y tampoco estoy cómoda en un lugar por tanto tiempo porque hay que buscar siempre aires nuevos. 

Historia de poco valor

Esa noche que me adoptaron, lo cual siempre agradeceré, ocurrió una tragedia con unos vecinos. Si les cuento no me van a creer que tengo una amiga muy buena que a través de unos juegos un poco raros entró en mi y me encanto porque hacemos travesuras juntas. Lamentablemente, mi madre (Mia) sufrió algunos golpes que la llevaron al hospital. Estando internada, me echó la culpa de lo que había ocurrido y mi papá (John) me  botó de una forma asquerosa. Creo que deberían saber que las coincidencias existen en este mundo.

Un tiempo después, me enteré que se mudaron a otro lugar y que mi hermana ya había nacido, estaba feliz por conocerla, así que llegué de “sorpresa”. Al parecer, mi madre ya no estaba molesta y me aceptó nuevamente. Obviamente, empecé a divertirme mucho en mi nuevo hogar, ya que con mi amiga podíamos hacer grandes cosas aunque mis padres creían que buscábamos asustarlos. 

Más adelante, mi madre conoce a un hombre que viene a rajar de mi amiga, claramente las dos escuchamos que la difamaron y nos molestó mucho. También, aparece una mujer más que la verdad y al final me cayó muy bien. ¡Cierto! Me olvidaba que un día me llevaron con un cura para quedarme con él, me defendí porque no se que intenciones tenía.

Fuente: statehouse.gov.sl

Más de Viraje

No soy mala, solo no me valoran

Conversando con mi amiga, le dije que no podía ser posible que mi familia no me tenga al pendiente y me invitó a jugarles una broma. Desconecte la línea telefónica para evitar que mamá hable con quien sea que estaba hablando y me lleve a Leah (mi hermanita) a jugar un rato. Luego, le dije a mi madre que si jugaba la encontraría, ni que la fuera a matar. Eso no lo entendió ni mi papá ni su amiga Evelyn.

Finalmente, la amiga de mi mamá me quisó agarrar y tras eso ocurrió un accidente que prefiero no contarles porque nuevamente me vieron como la culpable. Sobre mi hermana no pude ver si volvió o no. 

Fuente: shock.co

Me tuve que ir

Después de todos estos episodios ocurridos no me sentía nada cómoda porque pensaban que todo lo que hacía estaba mal, yo solo quería jugar y divertirme. Como no lo entendieron ahora necesito un nuevo hogar. 

¿Alguien me quiere adoptar? Sé que nos divertiremos mucho y ya saben cómo soy.

Aquí te dejó algunos datos curiosos sobre mi realización:

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *