Una historia de un robot diferente en la Tierra

Megatron-historia-diferente-en-la-Tierra-con-ojos-rojos
Fuente: Wipi.Tv

Soy el robot diferente

Hasta ahora no entiendo cómo es que llegamos a la Tierra. Si bien nuestros antepasados ya habían visitado este nefasto planeta ninguno de ellos cumplió sus misiones. Tuve que ser yo el diferente y responsable de salvar la vida de Cybertron, mi amado mundo.

Soy alguien que quisó cumplir con defender su identidad y para ello tenía que conquistar el planeta Tierra. No soy el villano en la historia, pero si yo hubiera liderado junto con mis Decepticons todas las misiones y nos hubieran dejado tranquilos ya tendría mi mundo otra vez junto con Unicrom.

La diferencia jamás vista

¿En qué momento aparecieron los autobots? Mi planeta sufrió una desgracia por la guerra y seguro mi gran enemigo Optimus Prime dirá que nosotros la empezamos; sin embargo, no fue así. Teníamos que tomar una decisión para sobrevivir y viaje a la Tierra donde me congele en búsqueda de la “Chispa Suprema”.

Lamentablemente no la conseguí. Los autobots junto a los humanos irrumpieron mi búsqueda, pero no me quedaría con las ganas. Volví porque mis decepticons me despertaron y fui junto a The Fallen, mi mentor. Me ordenó buscar lo último de Energon (la energía que nos da la vida). Tuve que matar al famoso “chico” y a Optimus, pero revivieron uno con la ayuda del otro. Con esto quedaba demostrado que relación de autobots y humanos estaba muy consolidada.

Megatron-en-la-venganzad-de-los-caídos-intentando-conqjuistar-la-Tierra
Fuente: Ruidoblancolive

Posteriormente, los humanos visitaron la luna porque “El arca” acabó ahí junto con Sentinel Prime con el que había realizado un trato para devolver la tranquilidad de Cybertron. Solo quería ello, pero nuevamente Optimus, Sam y toda un grupo de humanos con “cargos importantes” impidieron que lo logré. Creí haberlos exterminado de la Tierra, ya que les pedí a las autoridades que los exilien; sin embargo, ellos tenían otros planes. De no ser por ellos la Tierra sería mía porque con Sentinel nunca iba a gobernar era solo un aliado estratégico del momento.

También te puede interesar

Diferencia en identidad

Mi muerte no quedaría en vano. Tras enfrentar Optimus Prime perdería una batalla junto a mis Decepticons, pero esta vez la persecución era para ambos. Los humanos empezaron a desterrar Transformers, mejor dicho, a matarlos aunque no solos. Apareció Lockdown, un pirata cazarrecompensas que opera al mejor postor. Los seres de la Tierra encontraron y empezaron a trabajar con Transformium logrando que cualquier objeto se transforme inmediatamente en algún objeto. 

Su intención era empezar a crearnos para usarnos en batallas. Además, mi cuerpo fue usado para dicho fin creyendo que solamente copiaban la tecnología. Lo siento, pero son ineptos para pensar en ello. Mi mente y mi cuerpo se replicaron en Galvatron. Intente conquistar la semilla para asegurar la destrucción de la Tierra y sea mía nuevamente, ese era el objetivo; sin embargo, Cate Yeager no permitió ello.

Megatron-al-lado-izquierdo-junto-a-Galvatron
Fuente: El taller de Ratchet

¡Volveré más diferente!

Ordene a mis Decepticons que me resucitarán para seguir con mi misión de devolverle la vida de paz a mi planeta, para ello contacte a Quintessa, la reina de los Transformers.  Necesitaba el talismán que permitiría conocer el camino hacia el bastón encargado por los protectores a Merlín. El objetivo era claro: conquistar Unicrom y reunirlo con mi planeta.

Todo ya me tenía cansado. Esta vez, Optimus Prime estaba del lado correcto, pero nuevamente fue conquistado por su aprendiz Bumblubee y los humanos. El planeta Tierra continuó con su vida normal y yo tuve que perder un brazo. Decidí retirarme de la batalla, pero mi reina se transformaría en uno de ellos en búsqueda de reunir los 6 cuernos. 

Como sabrán la historia no culmina aquí. Me retire, pero nunca me rendiré para conquistar y salvar a mi mundo así tenga que eliminar a cada ser existente de la Tierra. Nos vemos, pero no te olvides de seguir conociendo otras perspectivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *